Wall Street tendrá que dar un salto en beneficios del 2,4% para no defraudar

En febrero de 2011, el noruego Johan Remen Evensen logró batir el récord mundial de salto de esquí. Con una mejora del 3 por ciento respecto a la anterior plusmarca, se coronó como el saltador con el mayor alcance del mundo. A Wall Street le sucede algo similar: está en zona de máximos históricos y, para no defraudar, sus compañías deben demostrar que durante el primer trimestre del año han sido capaces de dar un salto en beneficios del 2,4%.

Ayer, al cierre de Wall Street, Alcoa dio el pistoletazo de salida a la temporada de resultados, y lo hizo batiendo las previsiones, aunque la compañía no suele ser un rasero fiable para anticipar una buena o mala temporada de resultados -en varias ocasiones ha decepcionado las expectativas, mientras que el resto del mercado, de media, las mejoró-. En total, con que las 500 empresas del S&P 500 hayan ganado 237.800 millones en el primer cuarto del año, tal y como descuenta el mercado, sería suficiente para apuntalar el rally de la bolsa americana.

See on www.eleconomista.es