Un mundo mejor para los bonos bancarios europeos

Los rescates bancarios de la eurozona tienen por objeto proteger a los tenedores de deuda bancaria con preferencia de cobro por temor a desencadenar una crisis aún más grave, a costa del pobre contribuyente.

Sin embargo, en Chipre las autoridades tuvieron que imponer quitas a los tenedores de deuda senior. Es probable que la medida tenga importantes consecuencias. Los inversores elegirán con mucha más cautela los bonos que compran, mientras que seguramente a las autoridades que han ofrecido un apoyo sin precedentes al sistema bancario les resulte más difícil desvincular a los bancos de la ayuda del Estado. Los tenedores de deuda de mayor calidad han salido inmunes de los mayores rescates bancarios de Europa: Dexia, la italiana Banca Monte dei Paschi di Siena e incluso de la reestructuración en bloque de los bancos españoles son buenos ejemplos. Sin embargo, los inversores son conscientes de que esta situación es temporal. La directiva de gestión de crisis de la Unión Europea propone que el “auto-rescate” de la deuda senior forme parte de las herramientas de resolución a partir de 2018.

Últimamente las autoridades, incluido el presidente del BCE, Mario Draghi, han expresado su deseo de que se introduzca antes, en 2015. En realidad no parecen dispuestas a esperar hasta entonces si volviera a ser necesaria la aplicación de un auto-rescate. Además, Chipre ha dado un nuevo giro al debate. La relativa carencia de los bancos chipriotas de instrumentos de financiación mayorista ha hecho que las pérdidas recaigan en los depositantes. Eso hace que personajes de la talla de Draghi apelen a la ampliación de estos instrumentos.

See on www.expansion.com