Telefónica venderá negocios en Europa y China para reducir su deuda

Telefónica no ha pisado el freno de las desinversiones. Ni mucho menos. En los próximos meses, el grupo de telecomunicaciones estudia afrontar un puñado de operaciones con las que mejorar su saneamiento y cumplir con los objetivos confirmados a los accionistas el pasado jueves, durante la presentación de los resultados del primer semestre del año.

La ofensiva podría aumentar su intensidad tras la vuelta de agosto, si bien la máquina de las ventas del operador no tiene descanso. La regla se resume en una frase: Todo lo que no sea estratégico puede resultar prescindible.

Las cuentas sólo le saldrán al operador si encuentra comprador para algunos de los activos que podría colocar en el escaparate antes de fin de año. Entre ellos sobresale el negocio en Eslovaquia, república centroeuropea donde Telefónica ofrece servicios de telefonía móvil, con 1,42 millones de líneas operativas y con un ritmo de crecimiento interanual del 14%.

See on www.eleconomista.es