S&P baja la nota de Argentina

 

La agencia de calificación S&P ha bajado la “nota” a Argentina y la sitúa en B–, con el agravante de la perspectiva negativa.

 

  • Jesús Iranzo

    Retomando el tema de las agencias de calificación, que incluso generó un interesante webinar explicado de forma excelente por Samuel Abraldes, he leído hoy una noticia que me resulta de especial relevancia. La Corte Federal de Justicia de Australia condena a S&P a pagar por engañar con la calificación de productos tóxicos. La demanda procedía de 13 ayuntamientos de Nueva Gales Del Sur.
    Por otro lado, John Walker, director ejecutivo del FMI, se ha expresado con absoluta claridad, diciendo que:

    “el fallo de la FCJ es una consecuencia lógica de la actuación de las agencias de calificación crediticia, que se han convertido en la causa
    material de la crisis financiera global por buscar solamente su propio
    interés. No digo esto a la ligera. Muchos de estos derivados
    sintéticos han creado enormes riesgos financieros fuera de los mercados
    regulados y, por tanto, han escapado al control de los entes reguladores”

    Además la noticia añade que el FMI estudia la posibilidad de financiar litigios similares en Australia, Nueva Zelanda, Paises Bajos y Reino Unido, apuntando a S&P.

    Y mi pregunta es: ¿y ha tenido el FMI que esperar a que 13 ayuntamientos demanden y ganen por su cuenta, y por primera vez, a una agencia de calificación, para que se posicionen de una vez ante este tipo de actuaciones (constitutivas de delito, según sus propias argumentaciones), y empiecen a subvencionar litigios similares?¿Por qué no han actuado antes y por propia iniciativa?

    Que se prepare el FMI, porque si cunde el ejemplo, veo a medio mundo solicitándoles subvenciones de gastos de litigio. Aunque al FMI siempre le quedará la excusa de que su director ejecutivo se había tomado unas copas de whisky de su propio nombre.