Sin escondite posible

Las noticias de las sesiones europea y asiáticas parecen una comedia: un titular negativo tras otro. La “London Whale” de JP Morgan parece que se está tragando el mercado, o al menos lo que queda de él tras la emisión de deuda española y el fiasco de Facebook. Parece que no hay escondite posible después de que la agencia Fitch haya rebajado la nota de Japón y la decisión del Banco de Japón.

El rey Dólar está bien sentado en su trono hoy, y parece que, de momento, es el lugar que le corresponde.