Siete síntomas esperanzadores de la economía española

Incluso el propio presidente Rajoy anticipa que España retornará en 2014 a la senda del crecimiento.
¿Es verdad que algo ha empezado a cambiar o se trata de simple voluntarismo político para atemperar el malestar de una sociedad exhausta por el desempleo y los sacrificios? Es innegable que la economía española continúa en la UCI y que su situación dista mucho de permitir pensar siquiera en la recuperación, pero también que la negrura de perspectivas de los últimos meses empieza a verse salpicada por tenues rayos de luz.
1.- Se mitiga el riesgo país. El acuerdo europeo sobre Grecia, que ha dado una nueva patada hacia delante al fantasma de una quiebra helena y, sobre todo, el plan de choque del BCE, diseñado a la medida de las necesidades de España e Italia, parecen haber puesto un techo a la prima de riesgo española, que ayer cerró a 384 puntos básicos frente a los 649 que llegó a alcanzar el 25 de julio.
Los avances en la reestructuración financiera, que han permitido desbloquear el desembolso de los primeros 37.000 millones que la UE prestará a España para sanear las cajas nacionalizadas y lanzar el ‘banco malo’, también han contribuido a reducir la inquina inversora hacia todo lo español.

See on www.expansion.com