Seguro que usaron sobres de camuflaje…

 

El gobierno español ha hecho salir al paso a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para responder a las acusaciones de corrupción y pagos ilegales a miembros del partido Popular que salieron a la luz pública ayer y que implican al ex tesorero del partido. Según las acusaciones, éste tenía 22 millones de euros en una cuanta bancaria en Suiza.

 

Supongo que la habrán mandado para responder a los medios porque una mujer atractiva “jamás” puede ser corrupta. Sáenz dice que nunca ha visto sobres con dinero ilegal en la sede del partido y que la mayoría de políticos españoles son honrados.

 

Ya, difícil ver el sobre cuando te lo meten en el bolsillo de la chaqueta…