Rescate y deuda soberana

Que nadie se crea lo que se nos quiere vender desde Europa. Se nos dice que si el problema bancario de España se soluciona, la deuda soberana también lo hará.

Puede, pero probablemente no.

El paro sigue rondando el 25% y los números de las comunidades autónomas siguen siendo un mar de tinta roja, y así será hasta que se reanude el crecimiento económico.

Como hemos visto, cuando explota una burbuja económica, la recuperación tiende a ser muy lenta porque todos los sectores de la economía se desajustan.

España ha tenido la gran suerte de entrar en la crisis con un ratio deuda-PIB admirablemente bajo, pero ese radio está atrapando rápidamente al de los otros países de Europa. Está subiendo alrededor de un 8% anualmente, y los mercados siguen esquivos con los diferenciales a poca distancia de marcar máximos desde que empezara la crisis.

Los problemas de España no terminarán con el rescate bancario. Solo se ganará un poco de tiempo.