Prueba de fuego para el Tesoro: colocar deuda a tres y diez años

Llegó la hora de la verdad. Tras el aperitivo de la subasta del martes, en la que el Estado consiguió sin demasiadas complicaciones captar más del objetivo máximo de financiación al coste más reducido desde el mes de abril en letras a 12 y 18 meses, viene el plato fuerte de la semana.

 

La subasta del Tesoro de bonos a 3 años y de obligaciones a 10 con la que el organismo emisor pretende captar otra vez entre 3.500 y 4.500 millones de euros.

 

Una emisión con una importancia significativa por dos motivos. El Estado se ha propuesto captar entre 7.000 y 9.000 millones esta semana para tratar de hacer frente a los pagos de vencimientos de deuda que tiene a la vuelta de la esquina (casi 29.500 en octubre) y, como mínimo, aún le faltan unos 2.424 millones para cumplir con el objetivo de esta semana ya que en la subasta de letras obtuvo 4.576 millones. Además, esta colocación supondrá un buen baremo para calibrar en qué condiciones puede financiarse España en el largo plazo, ya que las obligaciones a 10 años son unos títulos que quedarían al margen del programa de compras que anunció el Banco Central Europeo (BCE) del que se podría beneficiar España en caso de que este país finalmente solicite el rescate.
See on www.eleconomista.es