¿Por qué no acuñar la moneda? ¡Fácil!

 

 

Llevamos un par de días debatiendo sobre si el Tesoro americano debería acuñar una moneda de platino para afrontar el problema del límite de deuda. Todos estos “listillos” piensan que es una estrategia brillante para dejar KO a los estúpidos republicanos.

 

Pero os voy a contar por qué nunca se acuñará esa moneda. Es un truco par desviar la atención. La razón por la que nunca se ha hecho en las incontables ocasiones en que ha habido discusiones sobre el techo de deuda durante el último siglo es que ningún presidente americano ha sido lo bastante tonto como para emplear semejante truco para sortear un mandato del Congreso.

 

Aparte de que es evidente que Constitucionalmente no es tan fácil, los mercados financieros verían una estrategia de esta índole como algo muy, muy negativo. Aparte de que no serviría para ayudar a reducir el déficit, acuñar esta moneda sería una señal clarísima de que EE UU tiene serios problemas para solucionar sus asuntos financieros.

 

¿Si me gustaría a mí ver al Tesoro de Obama acuñar la “moneda del billón de dólares” con su propia cara? ¡Y tanto que sí! Sería fantástico para los negocios. ¿Pero sería una buena política? ¡Y tanto que no! El dólar y los mercados de deuda recibirían una soberana paliza, pues la confianza en el gobierno americano se evaporaría al instante.