Pobres expectativas: la cumbre de la UE de hoy deja las decisiones para el 28 de junio

Salvo que tras un lustro de crisis mundial irregularmente gestionada sean por fin capaces de sacarse un conejo de la chistera, y que el bendito roedor traiga debajo del brazo la solución a las turbulencias de la zona euro, los jefes de Estado o Gobierno de los veintisiete países de la Unión Europea (UE) que esta noche se reúnen en Bruselas tienen previsto dejar aparcadas las decisiones de calado hasta su cita del 28 y 29 de junio.

Los eurócratas llevan días empeñados en rebajar las expectativas de la cumbre de hoy, y clasificarla en alguna categoría mixta entre debate, brainstorming o terapia de grupo.

La terapia de choque que pide el Gobierno de España no parece que se vaya a administrar de inmediato: compras a destajo de deuda pública a cargo del Banco Central Europeo (BCE), y que el fondo de rescate de la zona euro apuntale a los bancos españoles sin que el conjunto de Estado se tenga que someter a planes draconianos de ajustes presupuestarios y reformas económicas como los que Europa y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han impuesto a Grecia, Irlanda y Portugal.

La cumbre de hoy debería limitarse a un debate -con vistas en el medio y largo plazo- sobre la creación de eurobonos, sobre intervenciones del BCE para comprar deuda pública o inyectar más liquidez en la banca, y sobre si facilitar que el fondo de rescate de países al borde de la quiebra pueda rescatar a bancos zombis sin intervenir al conjunto del Estado.

See on www.eleconomista.es