Otra vez no…

Por tercera vez en los últimos tres días, fracasa la acción bajo la MM de 100 horas. cuando el precio rompe, los traders se ponen nerviosos y toman beneficios. EL patrón se convierte en hábito, hasta que se rompa el patrón.

En estos mercados “nerviosos”, los traders operan con las gafas de corto plazo puestas. Vender máximos y comprar mínimos (o en falsas rupturas). En el proceso, los traders arañan unas pocas ganancias aquí y allá, y ríen en el proceso. Si estáis operando en rupturas, os frustraréis a expensas de los traders en rango. Si no estáis sincronizados, sed pacientes y esperad a estarlo, pero reíd los últimos cuando el mercado rompa de verdad…