Oro: ¿y ahora qué?

Los vigilantes del mercado siguen tratando de averiguar las razones del desplome del oro durante la jornada pasada. Hay media docena de razones, algunas incluso teorías conspiratorias:

“El valor de cambio del dólar está amenazado y, si se colapsa, la Fed perderá el control sobre los tipos de cambio. Entonces, el mercado de deuda explotará, lo mismo que las bolsas, y los bancos que son demasiado grandes para caer, caerán. Así que, es una acto de desesperación, porque tienen que convencer a la gente de que el dólar es el único valor seguro, no el oro, ni la plata ni las otras divisas” – ex ayudante del secretario del tesoro de EE UU, Paul Craig Roberts”.

Para mí, es bastante simple: la ruptura del triple suelo en $1522 ha disparado una cascada de ventas conducidas por stops: en otras palabras, el típico pánico.

Ayer fue un día nefasto para el oro, pero echemos un vistazo al gráfico mensual:

oro mes

 

Ayer, el oro rompió la MM de 55 meses en dos ocasiones y pasó unas cuatro horas por debajo de la marca. Esto es un dato importante, pero aún no basta para decir que una línea que ha resistido durante 10 años haya cedido. El otro soporte clave es el mínimo de 2011 de $1308.

Uno de los errores que los traders cometen con más facilidad es apostar en rebotes. El repunte de hoy de $40 podría dar un poco de confianza a algunos largos, pero las posiciones no son estables y saldrán si el oro empieza a perder otra vez.

Creo que a los largos les ha asustado la última caída del metal, y que los próximos días continuará bajando. En este momento, la cuestión es encontrar el momento apropiado para vender. El oro ni siquiera ha rozado el retroceso del 38,2% en $1416, y este, para mí, es la primera señal de que la presión continúa.

oro dias

Una de mis operaciones favoritas es vender el re-test de la ruptura del principal nivel de soporte, pero no creo que se recupere a $1522 (si es así, estaré preparado). Mientras tanto, hay razones para vender cualquiera de estos niveles de retroceso pero, incluso en ese caso, lucho por imaginarme un repunte continuado del oro.

Odio tener que sentarme a esperar, pero si, mañana, la cotización del oro no cambia o empieza a caer nuevamente, habrá más largos que decidan abandonar.