Operando con un brazo atado a la espalda

Tenemos que tratar las pequeñas noticas del día como piezas de un puzle gigante, cuyas piezas finales no tendremos hasta finales de semana.

El evento clave es la cumbre del BCE, pues el banco podría cambiar su papel completamente y ponerse al frente de la gestión de la crisis de deuda europea tras permitir que los políticos hagan de las suyas durante los tres últimos años.

El tercer mordisco a la manzana del QE de la Reserva Federal tendría una mínima importancia comparado con el potencial terremoto de Frankfurt de esta semana.

El informe de empleo en EE UU siempre mueve el mercado, pero es probable que el miércoles la Fed tome medidas que impliquen una nueva ronda de estímulo o algo parecido, no más tarde de la reunión de septiembre.

Sea lo que sea lo que aparezca en las noticas antes de la cumbre del BCE, es mejor mantener las posiciones más pequeñas de lo normal hasta que Draghi se haya pronunciado.