‘Nuestra ciudad, nuestro dinero’

Día de fiesta en Bristol. El ‘lord’ alcalde Peter Main se viste de sus mejores galas para presentar al mundo entero la moneda local y comprar con el primer y flamante billete una hogaza de pan. En medio de un repicar de campanas, a las puertas del mercado de St. Nicholas y ante decenas de cámaras y curiosos, se consuma finalmente la histórica transacción.

 

De ahora en adelante, más de 400.000 vecinos pueden usar la libra de Bristol, la primera gran ciudad británica que ha decidido crear su propia moneda ‘complementaria’ o alternativa, por aquello de estimular la economía local.

 

“La gente percibe la banca y el dinero como un sistema implacable e impersonal, totalmente alejado de nuestras necesidades reales”, asegura Ciaran Mundy, tres años embarcado en el difícil parto de la original divisa. “Lo que estamos intentando en Bristol es algo nuevo: queremos cambiar el ADN del dinero y reivindicar otro tipo de valores que han muerto aplastados bajo el poder financiero”.

 

“La idea no es tanto subvertir el orden global, sino más bien propiciar un pequeño giro desde lo local hacia otro tipo de economía”, precisa por su parte Mark Burton, de la red de Transición, que ya ha puesto en marcha monedas locales en pueblos como Totnes, Lewes y Stroud y en barrios como Brixton, al sur de Londres. En cualquier caso, el dinero complementario se había percibido hasta ahora como opción marginal y hasta cierto punto invisible para la mayoría de los británicos.
See on www.elmundo.es