No me gusta insistir, pero…

 

¿Qué os decía? (ver el artículo anterior “Empleo: todo el riesgo es para la zona de máximos“).