¿No es irónico…

..que si el Bundesbank no hubiera protestado tanto contra el programa de compra de bonos, su presidente estaría al bando del BCE?

 

Todo el mundo esperaba que Axel Weber, presidente de Bundesbank, se hiciera cargo después de Trichet. Pero en lugar de eso, decidió renunciar en protesta por el programa de compra de bonos que abrió la puerta, ups, al control de un italiano al frente del BCE.

 

Mario Draghi ha resultado ser mucho más osado en el frente de lo que probablemente habría sido Weber.

 

Al final, el Bundesbank mandó una enérgica protesta, pero mientras tanto cedió el control de la institución.

 

Como resultado, en cuando a estos alemanes tan temerosos de la inflación, se trata de una proposición de la que nadie sacará provecho.