Más allá del abismo fiscal, cuidado con el abismo de beneficios


Bienvenido sea el rebote pero cuidado de que no nos queme. Ayer, Wall Street mantuvo la solidez después del rally del lunes. No es la primera vez este año en que vivimos un giro violento cuando el sentimiento parece hundirse. A principios de junio, el S&P 500 tocó brevemente los 1.266 y después ganó 210 puntos en los tres meses siguientes. ¿Estamos ahora al filo de un rally de Santa Claus? Puede ser, pero el entorno de Wall Street ahora es muy diferente al de hace cinco meses.

En junio, la economía estaba en sus últimos días de una corrección significativa y crecían las expectativas de otra ronda de QE. Luego, el rally se alimentó de una cascada de noticias económicas mejores de lo esperado mientras la Reserva federal preparaba el terreno para su QE indefinido.

See on www.eleconomista.es