Mariano Rajoy, a la espera del visto bueno de Merkel para pedir la línea de crédito

La prima de riesgo de la deuda española bajó ayer de los 400 puntos -cerró en 383-, cosa que no ocurría desde el pasado mes de abril, empujada por la idea, instalada en los mercados, de que el Gobierno solicitará en breve una línea de crédito preventiva, lo que se ha dado en llamarse un rescate suave.

Sin embargo, en contra de lo que puedan pensar muchos inversores, la operación todavía dista de encontrarse en su recta final, según señalaron ayer a elEconomista fuentes cercanas a Moncloa. “El rescate -o como se le quiera llamar- tiene aún muchos obstáculos que superar; el primero de ellos, y más importante, es vencer de manera definitiva las reticencias de Angela Merkel”, aseguraban estas mismas fuentes.
See on www.eleconomista.es