Los salvavidas europeos del FMI no garantizan que las economías rescatadas refloten

De un tiempo a esta parte, la flor y nata de la economía mundial vive en primera persona el derrumbe de los convencionalismos macroeconómicos. Si en el bando de la austeridad, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff han visto como su teoría sobre la deuda que supera el 90% del PIB de un país era desmantelada a golpe de Excel, ahora desde Bank of America Merrill Lynch ponen en duda la efectividad de los programas implantados por el Fondo Monetario Internacional, especialmente en países como Portugal e Irlanda.

“La evidencia empírica sobre el impacto positivo de los programas del FMI sobre el desempeño económico está lejos de ser concluyente”, aseguraron desde el banco estadounidense. Según sus criterios, que incluyen factores que determinan si la ayuda del Fondo ha evitado quiebras, facilitado el acceso al mercado, reducido los niveles de deuda o fomentado el crecimiento, los programas de la institución han tenido un éxito “a medias”.

See on www.eleconomista.es