“Los reguladores han ido demasiado lejos con sus exigencias de capital”

En un momento bastante crítico para la economía lusa y en general para la periferia europea, el Espirito Santo Investment Bank se ha posicionado cómo la referencia para los inversores que quieren participar en el mercado luso. Pero no sólo en Portugal, donde la entidad es líder en operaciones de fusiones y adquisiciones empresariales, sino en la veintena de países donde trabaja, entre ellos España. Jose Maria Ricciardi, su presidente, acudió como ponente a una conferencia celebrada la semana pasada en la New York Stock Exchange, donde precisamente incidió en un mensaje claro: las exigencias de capital a la banca son demasiado altas en un momento en que el crecimiento económico y la supervisión son mucho más importantes. Desde su punto de vista, en estos momentos, la banca ibérica se encuentra bien posicionada, mientras los inversores internacionales comienzan de nuevo a mostrar su interés por la periferia europea.

Más de tres años desde que comenzó la crisis de deuda en Europa, ¿cuál es el estado de salud de la banca portuguesa? Al fin y al cabo, el problema luso no estuvo motivado por su sistema financiero.

La crisis en Portugal no comenzó con una crisis financiera como en España o en otros países, como bien apunta. Pero de todos modos, los bancos han sufrido por la rebaja de calificaciones y la recesión económica ha provocado enormes deficiencias de los bancos. Ahora creo que están bien capitalizados e incluso creo que un nivel del 10% de core capital es muy elevado. El problema ahora está en pasar de la recesión al crecimiento y creo que en Portugal podemos comenzar a crecer en el último trimestre de este año. Esto es importante para los bancos, porque el inicio del crecimiento permitirá que vuelvan a una situación más rentable. Dicho esto, en España, como sucede con Espirito Santo, muchos bancos son ahora muy internacionales y no dependen ya del mercado español.

See on www.eleconomista.es