Los políticos prefieren salvarse a sí mismos que a sus países y vecinos

 

El euro cae una vez más y ahora se opera por debajo de 1,29. Cada vez parece más claro que los líderes españoles harán cualquier cosa para NO aceptar ayuda del MEDE.

 

Pienso que es prácticamente seguro que España necesitará la ayuda a la larga y también es fundamental que se lleven a cabo más reformas.

 

¿Qué los detiene? El ego. La mera supervivencia política. Según Reuters:

 

“España presionó a Portugal y a Irlanda en su día para que estos países aceptaran rescates de sus socios del euro porque estaban ansiosos de refugiarse de una crisis de deuda soberana que se aceleraba por momentos. Ahora han cambiado las tornas y Madrid se resiste a pedir ayuda porque sabe muy bien lo que les sucedió a sus homólogos irlandeses y portugueses en cuanto solicitaron esa ayuda: que sus votantes los echaron.”

 

Hay una mínima esperanza de que España se esté resistiendo porque el día 2 de octubre hay elecciones en dos comunidades autónomas, pero esta esperanza también parece que se está esfumando.

 

El subsecretario de finanzas italiano, Gianfranco Polillo, lo explicó todo durante el fin de semana: “No hay ninguna nación que, voluntariamente, realice acciones preventivas incluso si dichas acciones están justificadas desde el punto de vista racional. Lo descarto tanto para Italia como para cualquier otro país”.

 

Recordemos que el de Mario Monti es un gobierno tecnócrata nombrado para tomar las decisiones más duras. No siquiera tienen un mandato democrático, y tampoco quieren arriesgarse a la ira de los votantes.

 

Estas decisiones son necesarias, inevitables y están justificadas desde el punto de vista racional. Pero los políticos europeos prefieren complacer a los votantes con la esperanza de que los mantengan en el poder unos cuantos años más.

 

Esto fue lo que rompió Europa hace unos años y lo que la romperá otra vez.