Los mercados se encomiendan al BCE, la Fed y el Banco de Inglaterra

Abierto por vacaciones. El arranque de agosto no va a ser sinónimo de descanso estival para los principales bancos centrales del mundo. Esta semana, Mario Draghi busca convencer al jefe del Bundesbank para tomar medidas que ayuden a España, después de asegurar que el BCE haría todo lo necesario para preservar el euro. La Eurozona se coordinará con el BCE para activar el fondo de ayuda.

 

En menos de 24 horas, de la tarde del miércoles al mediodía del jueves, los inversores tendrán una cita con las tres instituciones monetarias más influyentes del mundo: la Fed de Estados Unidos, el BCE y el Banco de Inglaterra (BoE). Todo un empacho de banca central que llega, además, en un momento extraordinariamente complejo: con la crisis soberana europea amenazando como nunca al futuro del euro y contagiando al resto de la economía mundial, que pierde fuelle a marchas aceleradas. En estas circunstancias, los inversores esperan una nueva ronda de estímulos que actúe como revulsivo y que detenga la sangría de las últimas semanas.

See on www.eleconomista.es