Los índices del miedo, al alza

Los mercados de valores no es que estén precisamente en auge ahora mismo. Hasta con la reciente euforia, la mayoría de los principales índices no están más altos de lo que estaban a principios de siglo. Las cifras de nuevas compañías que entran en el mercado mengua como jamás en la historia. Los inversores no paran de perder interés en un mercado que ofrece un rendimiento cada vez más desalentador y una selección más pequeña de compañías para invertir de año en año.

Con todo, hay una sección del mercado a la que le está yendo bien: los índices del miedo. El índice VIX de Estados Unidos, conocido comúnmente como índice del miedo por la forma que tiene de captar el nerviosismo de los operadores, se ha convertido en uno de los más citados y seguidos del mundo. Ahora Londres tendrá su propia versión, y sin duda habrá muchos más en camino en otros lugares.

Esto entraña una moraleja. El mercado de valores cada vez es menos un lugar para reunir empresas que necesitan capital e inversores que quieren darlo, y se ha convertido en un vehículo puramente especulativo, impulsado por los bancos centrales y las mareas de capital especulativo. No tiene mucho que ver con el crecimiento empresarial y económico a largo plazo, y por ello es más pobre.

See on www.eleconomista.es