Los grandes grupos comienzan a asustarse por la ‘toxicidad’ española

 

La hemorragia económica de España amenaza con convertirse en una brecha sin posibilidad de cicatrización si los síntomas de repliegue evidenciados por algunas multinacionales para evitar la mala salud del país acaban en epidemia y provocan una huida general.

 

Después de que la propia International Airlines Group (IAG), el matrimonio de conveniencia del que Iberia forma el 50 por ciento, reconociese que prepara planes de contingencia ante los efectos de una potencial salida de España del euro, la veda está abierta para denostar la toxicidad de la marca española. Algo huele a podrido en Europa, pero el origen, esta vez, procede de latitudes meridionales.

 

Las últimas compañías que han mostrado su determinación de reducir presencia son ING y Securitas. En diferentes plataformas, ambas confirmaban ayer que su exposición a los países periféricos había afectado severamente a sus ingresos y, por extensión, a sus beneficios, sobre todo por la necesidad de reservar provisiones en caso de hecatombe. La admisión pública deja vía libre para una reacción en cadena que asfixiarían aún más la falta de liquidez que azota a una economía en la que los recortes en el sector público se ven agravados por la fuga de capital.

See on www.eleconomista.es