Los bancos extranjeros reducen su exposición a la deuda española un 40%

Sálvese quien pueda. La gravedad y la perpetuación de la crisis del euro han obligado a los bancos a replegarse para reducir sus riesgos en la Eurozona. Sobre todo, en lo que respecta a la deuda de los países periféricos. Y España, con un papel protagonista dentro de este grupo, está sufriendo ese éxodo.

 

Según los últimos datos recopilados por el Banco Internacional de Pagos (BIP), correspondientes al primer trimestre de 2012, la exposición de las entidades extranjeras a la deuda española (directa, a través de renta fija pública y privada; e indirecta, a través de derivados, contrapartidas y otros productos) se redujo hasta los 0,68 billones de dólares, un 40,5% menos que a finales de 2009, es decir, cuando se estaban viendo los primeros coletazos de la problemática actual y cuando esa cartera superaba el billón de dólares. Solo Grecia, entre los periféricos, sufre una estampida superior, del 58%, en el mismo periodo de tiempo.

 

Esta operación retirada está comandada por las entidades financieras de los países más expuestos a la deuda española, la mayoría de ellos pertenecientes a la Eurozona. Los bancos alemanes todavía concentran los mayores riesgos en su cartera, con 139.919 millones de dólares, aunque ya les ha dado tiempo a aminorarlos en un 41,2% desde finales de 2009.
See on www.eleconomista.es