Los bancos centrales se preparan para la última defensa

El miércoles es el día de la Reserva Federal y el jueves, el del BCE.

Ya no hay más margen para Europa. Draghi ha puesto es juego su credibilidad personal y King trata de no andar a tientas otras vez, ya que sus días empiezan a terminar.

Para septiembre, el mercado estará esperando una acción de la Fed, de modo que podría ser la última oportunidad de Bernanke de dar una sorpresa positiva al mercado, algo que podría dar un buen empujón a la economía estadounidense.

A todos los bancos centrales occidentales les queda un poco de munición, pero no demasiada…