Llamadme escéptico

El mundo anda desesperado a la caza de paraísos seguros. Países como Dinamarca tienen que imponer intereses negativos para repeler los flujos de capital intrusos. ¿Dónde podemos escondernos?

Australia es, cada vez más, el paraíso seguro preferido. Los bancos centrales y las elites europeas han estado moviendo capital a esa parte del mundo durante varios meses.

Yo creo que todo esto huele a boom en Australia en este momento. La coordinación del capital no podría ser peor y ha provocado una dramática ralentización de China hasta el punto de que el Banco Popular de China ha recortado intereses dos veces en menos de un mes.

El boom australiano todavía no se ha descalabrado, pero el tope del ciclo puede estar ya establecido. EL mundo está inundado de mano de obra asiática barata, mientras que la demanda ha bajado mucho en el mundo desarrollado. Como exportador de materias primas a China, de las que esta ha acumulado grandes cantidades, Australia tiene un gran apalancamiento respecto a China en un sentido microeconómico y a la economía mundial en un sentido macroeconómico.

El mercado sigue confiando en que Australia pueda degastar la ralentización, pero la confianza se pierde rápidamente. En caso 1,03, creo que el mercado se pasa de complaciente…