Las empresas españolas, en alerta ante el nuevo rumbo en Venezuela

Cuando las empresa españolas con intereses en Venezuela todavía no se han recuperado de los efectos que tendrá en sus cuentas la devaluación del bolívar, la muerte del presidente Hugo Chávez las pone en alerta y llena de incertidumbre sus intereses económicos en la zona hasta que no se aclare la situación política del país.

Gigantes empresariales españoles como BBVA, Telefónica y Mapfre seguirán muy de cerca el proceso de transición del país ante la ausencia de un presidente personalista, que incluso se atrevía a llamar a las empresas españolas en directo para darles una reprimenda pública y llena de demagogia.

Y sino que se lo pregunten a BBVA, que a finales de enero de 2011 fue objeto de las iras del malogrado presidente. Hugo Chávez aprovechó su programa en la cadena presidencial para llamar en directo al presidente de la filial de BBVA en Venezuela, Pedro Rodríguez, y amenazarle con expropiarles el Banco Provincial si no cumplía la ley. En el caso de BBVA, fue una amenaza, pero el Santander sufrió en sus carnes la expropiación de su filial venezolana en el verano de 2009. Eso sí, pagándole poco más de 1.000 millones de dólares por Banco de Venezuela, una operación que después se interpretó como positiva para la entidad financiera presidida por Emilio Botín.

See on www.eleconomista.es