Las claves del BCE: cortos plazos, privilegio, mercados secundarios y esterilización

Ya pasó el ‘Gran Día’. La reunión del Banco Central Europeo (BCE), tan esperada porque su presidente, Mario Draghi, así lo quiso, ya es historia… Aunque, mejor dicho, es histórica. Porque, haciendo propias las tesis alemanas, la institución monetaria lo dejó bien claro: está preparada para actuar, pero siempre y cuando los países que requieran esa intervención levanten la mano y pidan ayuda a los fondos de rescate europeos -la actual Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF) y el futuro Mecanismo de Estabilidad (Mede)-.

 

¿Por qué se empeña Alemania -y ahora también de forma oficial el BCE- en que sea así? Porque, como expresó ayer Draghi, esa petición implicaría que ese país también debería someterse a una “estricta y efectiva condicionalidad”. O lo que es lo mismo, en ese proceso, Berlín mantendría el control de la situación.

See on www.eleconomista.es