La pérdida de fuelle de Alemania lleva a Merkel a aflojar la presión sobre España

La austeridad ya no es el único camino para salir de la crisis, o al menos así lo parece a tenor de las declaraciones políticas, tanto en Europa como en el resto del mundo. Incluso la propia Alemania de Angela Merkel, adalid de la estricta dieta de ajustes y reformas, está comenzando a aflojar el paso y a virar hacia cierta relajación de sus mensajes, en parte por el temor -confirmado por los datos macroeconómicos e indicadores de exportación y consumo- a contagiarse de la recesión y de la asfixia económica de los países periféricos.

 

Esta relajación germana, acompañada de un mensaje que atenúa la presión sobre nuestras cuentas públicas, ya está siendo descontada por los mercados, como demuestra la rebaja de la prima de riesgo. De hecho, la diferencia entre la rentabilidad del bono español y alemán a diez años descendió el martes pasado a un nivel inferior a los 300 puntos básicos, por primera vez desde febrero de 2012.
See on www.eleconomista.es