La justicia europea protege a la banca ante empresas insolventes

¿Qué ocurre cuando una empresa ya en concurso, con relaciones en varios países de la Unión Europea, decide instar a una de sus deudoras (en este caso, un banco) para que pague a uno de sus acreedores en otro país? El Tribunal de Justicia de la Unión Europea estudia estos días esta cuestión, aunque las conclusiones del abogado general adelantan que, siempre que la tercera deudora actúe de buena fe, la operación será válida aunque perjudique a la masa de acreedores.

Se trata del criterio mantenido por la abogada general Juliane Kokott en sus conclusiones sobre un caso que se resuelve en Bélgica. Se concluye que, aunque tal operación probablemente responda a un fraude por parte de la empresa deudora, la banca, que actúa de buena fe porque no conoce la existencia del concurso, no puede verse perjudicada.

El Tribunal belga presentó una cuestión prejudicial para arrojar luz sobre este problema y partió de la idea de que, conforme al Derecho belga, desde la fecha en que la empresa es declarada en concurso, ésta queda desposeída de pleno derecho de todos sus bienes. Así, desde ese mismo momento, “los deudores terceros ya no podían efectuar prestaciones a la concursada con efecto liberador de la deuda”.

See on www.eleconomista.es