La GBPUSD nada en aguas turbias…

Los vendedores no han podido demostrar que pueden empujar al precio bajo el próximo obstáculo, de modo que ahora la GBPUSD descansa entre un soporte/roca y una resistencia/lugar duro. En términos de precios, 1,55338 y 1,5600.

Los vendedores contra 1,5600 todavía pueden estar satisfechos porque siguen teniendo una buena zona donde operar. Los compradores contra el 38,2% todavía pueden sentir que tienen una buena zona para operar. Los vendedores en  1,5540 no están tan contentos, y los compradores en 1,5570, lo mismo. Así pues, las aguas están un poco turbias para el par, y aguardan a que o compradores o vendedores se hagan con el control de la situación. Los límites están definidos. A unos les alegrará ver una ruptura; a otros no.