La Fed y el Tesoro investigan las pantallas de Bloomberg

A última hora del viernes, y con el mercado a pocas horas del cierre, estalló el escándalo en Wall Street: Goldman Sachs y JPMorgan sospechan que la agencia de noticias Bloomberg les espía. La Fed y el Tesoro ya están examinando el caso y pidiendo más información al medio. El siguiente paso podría ser la apertura de una investigación formal.

En concreto, los bancos temen que los periodistas de Bloomberg hayan usado información privada de los terminales que vende la propia agencia a sus 300.000 abonados de todo el mundo, entre los que hay infinidad de bancos o inversores. Es lo que, en el argot financiero, se conoce como “la pantalla de Bloomberg”: es una poderosa herramienta que permite consultar datos del mercado a tiempo real, noticias, cotizaciones o enviar mensajes a otros usuarios, entre muchísimas más opciones.

Al parecer, los periodistas de la agencia pueden seguir todos los movimientos de esos clientes que compran los terminales, que funcionan con contraseña personal. Así, pueden ver cuándo se conectan o desconectan, con qué frecuencia miran una información o, entre muchas más cosas, qué funciones de búsqueda emplean.

Así presuntamente habrían “secuestrado” determinada información de los bancos y valiosos datos que les podrían haber servido como pistas imprescindibles para elaborar sus noticias. Esa información, según las denuncias de Wall Street, podría incluso ser la fuente anónima de las noticias sobre Goldman y el maná con el que Bloomberg reventó la exclusiva de la Ballena de Londres, el gestor cuyas arriesgadas apuestas costaron 6.200 millones de dólares a JPMorgan. Fue también la primera agencia que dio el nombre de ese famoso gestor, Bruno Iksil.

See on www.expansion.com