La entrometida Alemania, cautelosa con las elecciones francesas

Shaeuble dice que, “por supuesto”; preferiría que Sarkozy ganara las elecciones francesas. A principios de este año, Merkel se implicaba en la campaña de Sarkozy. Pero en la situación actual, en la que Alemania ya está dictando la política fiscal de los países de la Eurozona, implicarse en unas elecciones es pasarse de la raya.

Los votantes franceses no se van a dejar persuadir por los políticos alemanes (más bien sería al contrario), pero es mala diplomacia y acentúa la preocupación en Europa sobre el dominio de Alemania. El único comentario de un político sobre unas elecciones en un país que no es el suyo debería ser “sin comentarios”.