La continua inyección de dinero devaluará más al yen

El Abenomics todavía no ha acabado. Este es el nombre popular que se ha dado a la estrategia económica adoptada por el presidente de Japón, Shinzo Abe, desde su llegada a la presidencia a finales de 2012. En este periodo ha puesto en marcha una política muy expansiva, tanto desde el punto de vista fiscal como monetario, con el objetivo de llevar al país a una senda de crecimiento sostenido.

En este proceso el papel del Banco de Japón (BoJ) es fundamental, por lo que se han cambiado sus objetivos de política monetaria para contribuir a sacar al país de la endémica deflación que sufría desde los años 90. Para ello, se ha modificado el objetivo de inflación, que ha pasado a situarse en una horquilla de entre el 1 y el 2% y se ha introducido el de duplicar la base monetaria en un periodo de dos años.

Los últimos datos de inflación muestran los avances conseguidos, aunque el incremento de los precios se haya debido principalmente al encarecimiento de la importación de energía por la fuerte depreciación del yen.

See on www.eleconomista.es