La City ya no ve tan claro que España necesite el rescate

La casi total unanimidad que existía entre las instituciones financieras internacionales sobre la inminencia del rescate de España se empieza a resquebrajar, ante la relajación de la prima de riesgo del país y las reticencias del Gobierno de Mariano Rajoy a pedir ayuda al Banco Central Europeo (BCE).

Kevin Mortimer, jefe de estrategia de inversión de banca privada de Barclays, asegura que “la simple promesa de intervención del BCE, en caso de que sea necesario, ha hecho el trabajo de tranquilizar a los mercados. ¿Quién va a vender bonos españoles si el BCE está preparado para intervenir y elevar su precio? Mientras España pueda seguir financiándose a un coste no excesivo, su Gobierno querrá evitar el sonrojo político de pedir ayuda”.

A juicio de Richard Barwell, economista de RBS, “cuando el BCE anunció su programa de compra de bonos soberanos, los escépticos pensaban que España pediría el rescate en unas semanas. Unos meses después, existe una posibilidad real de que el programa siga dormido durante todo 2013, si los mercados se dan por satisfechos con el proceso de reformas en España, sabiendo que existe una salvaguarda efectiva en la retaguardia”.

Incluso los convencidos en la necesidad de la ayuda creen que no se va a producir próximamente. Los analistas europeos de Goldman Sachs, que a final de 2012 esperaban un rescate de España en cuestión de semanas, han empezado a revisar el calendario previsto. Francesco Garzarelli, jefe de análisis de renta fija del banco estadounidense, cree ahora que la activación del programa de compra de bonos por parte del BCE se producirá a mitad de año, pero admite que “este paso requerirá que se produzca una renovada presión del mercado, en cuyo caso el Gobierno español aceptaría la necesidad del rescate”.
See on www.expansion.com