La caída del muro de liquidez de la Fed acelera la vorágine de ventas de bonos

La Reserva Federal estadounidense (Fed) ha mejorado sus perspectivas sobre el crecimiento de la primera economía mundial. También es más optimista con la bajada del paro. ¡Buenas noticias! Eso es lo que nos diría la lógica a priori. Pero, en cambio, la reacción inmediata de los inversores en el primer día post-reunión fue la de vender acciones en todas las bolsas y, especialmente, bonos.

 

Se aceleró el repunte que estaban teniendo las rentabilidades de la deuda considerada más segura como es la de EEUU o Alemania, pero también la de países de la periferia europea como España. De hecho, el bono español a diez años vivió su peor sesión desde agosto con lo que la prima de riesgo escaló 21 puntos básicos hasta los 319 puntos.

¿Por qué una noticia positiva, como es la de mejores previsiones, desata este pesimismo? El mensaje con el que se queda en el mercado es que, gracias a esta visión más optimista, la institución ya ha marcado una hoja de ruta para retirar los estímulos que hasta ahora han mantenido a salvo a activos como la renta fija.
See on www.eleconomista.es