Informe de forex de Nueva York

por Greg Michalowski

El esperado acuerdo de rescate de Grecia, aunque aún no está del todo aprobado, incluye 130.000 millones de euros de ayuda al país heleno. Además, el acuerdo con los inversores del sector privado asume una quita de deuda del 53,5%. Una cantidad más elevada que el 50% propuesto en octubre, pero necesaria para ayudar a colocar la deuda del 2020, en un escenario un tanto cuestionable, en el 120,3 del PIB. Grecia no puede equilibrar un presupuesto de tres meses, de modo que la idea de un presupuesto para el 2020 parece un escenario poco realista. En cualquier caso, esa meta es necesaria para apaciguar a los dirigentes del FMI que, de otro modo, quizá no participarían en el rescate de 130.000 millones de euros. Hay una condición: los acreedores privados tiene que acordar los nuevos recortes propuestos (canje de deuda), que garantiza más de la mitad del valor de la deuda que poseen. Este proceso empezará inmediatamente, pues Grecia necesita la aprobación del 100% de todos los acreedores (200.000 millones de deuda) antes del próximo vencimiento de la deuda, el 20 de marzo. Si éstos no dan su aprobación, se les obligará por medio de una Cláusula de acción colectiva, que permitirán obligar a los tenedores de deuda que se nieguen a acogerse al canje de bonos a hacerlo, siempre y cuando haya una mayoría que lo acepte. En virtud de este acuerdo, los tenedores recibirán el 31% de su deuda actual en forma de nuevos bonos con vencimiento a 11 y 30 años, y el 15% en bonos a corto plazo emitidos por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. En otra medida de recortes, el Banco Central Europeo no participará del recorte del ISP, sino que canalizará hacia Grecia los beneficios derivados de su tenencia de bonos griegos. De este modo, si Grecia continua pagando intereses (en parte del rescate) y madurando bonos, los beneficios (ganancias sobre el interés) se devolverán a Grecia. En este momento, Grecia no tiene obligaciones de tipos de interés sobre los 57.000 millones de deuda que posee en Banco Central Europeo. El interés del primer préstamo a Grecia también ha sido reducido, una acción necesaria para que poner la contabilidad en orden. Estas noticias han hecho apreciarse al euro hasta un máximo de 1.3292. Parece que la media móvil de 100 días en el nivel de 1.3308 ha atraído a los vendedores.

En otro foco de atención, durante la noche ha subido ligeramente el índice de confianza de los consumidores en EE UU, aunque sigue estando en negativo en el -20.1 frente al -20,7 del mes pasado. El mínimo desde agosto de 2009 es el -21.3 de diciembre, de modo que la mejora no es demasiado sustancial. En Suiza han anunciado su balanza comercial de enero, de 155.000 millones de CHF, peor de los esperados 250.000 millones.  El empeoramiento se debe a una bajada del 2,4% en las exportaciones. Los pares USDCHF y EURCHF han sido noticia hoy. En el Reino Unido, los préstamos netos al sector público han bajado más de los esperados 107.000 millones (frente a – 91.000 millones). Enero es un mes especialmente importante para la recaudación de impuestos, pero también indica la posición fiscal del Reino Unido. El par GPBUSD se depreció en la media móvil de 100 horas en la operatoria británica, pero halló soporte contra el nivel (en este momento, se halla en el nivel de 1.5787(. En los datos económicos de hoy en EE UU, a las 8:30 de la mañana, hora de Nueva York, el índice de actividad nacional de Chicago se situaba en unas expectativas de 0,22 frente al 0,17 del mes pasado. En Canadá, se espera que se hagan públicos el índice de ventas al por menor ex auto a las 8:30 hora de Nueva York, y, a la misma hora, el índice de ventas al por mayor, cuya expectativa es del 0,6%