Europa maniata a las agencias de calificación

Asumir responsabilidades es algo que no se les da especialmente bien a los políticos en general, y a los europeos en particular. Así que mientras nuestros gobernantes se afanan en buscar una salida a la crisis que vivimos, buscan también un cabeza de turco al que echar las culpas de todos nuestros males. Y parece que en Europa ya la hemos encontrado: las agencias de calificación.

Estoy de acuerdo en que están totalmente desacreditadas, que utilizan criterios arbitrarios, que actúan a capricho y que no han sido capaces de prever la crisis ni detectar los problemas de la banca. Pero de ahí a decir, como señala el Parlamento Europeo,que los gobiernos –por culpa de las agencias-  “se ven obligados a ejecutar recortes presupuestarios para compensar el encarecimiento del coste de financiarse emitiendo deuda, convirtiendo al ciudadano en la víctima”, hay un trecho. Más que nada, porque digo yo que en la actual coyuntura económica algo tendrá que ver que entre los 27 haya un paro del 11,8%, una deuda del 82.5% del PIB, y un déficit del 4.1%.
See on financialred.com