¿Eurobonos? Los mercados ven las primera grietas en el muro de Berlín

Eurobonos si, eurobonos no. Ese es el eterno debate que vive Europa desde que estalló la crisis de deuda y que se ha avivado a medida que la situación se ha hecho casi insostenible. Hace exactamente un año, ni España ni Italia estaban en verdadero riesgo y la situación en Grecia parecía bajo control. Sin embargo, el escenario ha dado un giro radical y ni siquiera los protagonistas son los mismos de entonces. Sólo la alemana Angela Merkel repite foto y las últimas elecciones regionales del país apuntan a que por poco tiempo.

De esta manera, en la Cumbre de líderes europeos de este miércoles se volverá a abrir el debate sobre la creación de un papel común en la eurozona que permita a los países más presionados financiarse a precios razonables. La contrapartida es que los 17 miembros –que pueden quedarse en 16 si finalmente sale Grecia- compartirán riesgo, con lo que los que menos intereses han venido pagando hasta la fecha verán aumentar sus costes de financiación.

Se espera que el recién llegado al Eliseo, el socialista Françoise Hollande, y el primer ministro italiano, Mario Monti, hagan caso a la carta de invitación del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que pedía un “debate sin tabúes”, para poner sobre la mesa la necesidad de crear de forma inmediata los “eurobonos”. Y Merkel cada vez está más sola en el lado del ‘no’.

La mejor solución pasa por los eurobonos

“Los eurobonos son la solución porque estamos dando una muy mala imagen de desunión y, además, se está castigando a los países más débiles, penalizándoles precisamente a la hora de financiarse”, asegura a Cotizalia.com Javier Neiderleytnes, profesor de Economía en IEB.

“Creo que Alemania pasaría por el aro si hubiera unión fiscal pero, de momento, no sé hasta qué punto pueden convencerla en estos momentos. Si hiciéramos una encuesta a los alemanes estoy convencido de que se opondrían a los eurobonos”, afirma Neiderleytnes. Y es que esta puede ser la última baza de la canciller para revalidar el año que viene su mandato. Ortodoxia germana y anteponer los intereses de su país a los de la Unión para rascar votos entre sus electores. “Si fuera solidaria, debería permitirlos y, en el fondo, la primera beneficiada de una Italia y España fuertes son las exportadoras germanas”.

See on www.cotizalia.com