Este es el problema fundamental del programa de compra de bonos de BCE

 

Los países no lo utilizarán hasta que no tengan más remedio, tal como ilustran los comentarios de un ministro italiano esta mañana. Mientras que la UE trata de que España tome el dinero antes de que la crisis golpee (otra vez), los políticos hacen oídos sordos a las reformas y a la idea de ceder soberanía a los extranjeros hasta que se ven entre la espada y la pared.

 

Puede que los intereses de la deuda, tanto de España como de Italia, se mantengan un poco más bajos que hasta ahora gracias al efecto del anuncio del BCE, pero la crisis no se detendrá porque el BCE tenga un “bazooka” descargado en su arsenal.

 

Es mejor que cada país utilice este periodo de relativa paz para poner el orden su respectiva casa fiscal, pero ¿qué probabilidades hay de que esto suceda? En mi opinión, pocas. Es demasiado pronto para afirmar que el programa es un fracaso, pero no para hacer notar sus defectos.