Esta vez sí, el yen puede bajar: el entorno nunca ha sido tan favorable

¿Esta vez es diferente? Ha bastado con anunciar elecciones anticipadas en Japón y el yen ha bajado como si los inversores esperaran un cambio en la política nacional suficientemente drástico para devaluar una divisa (demasiado) fuerte para una economía (muy) débil.Recordemos que, en la antesala de la crisis de 2008, un dólar se pagaba 125 yenes. La cotización llego a bajar hasta los 77, lo que significa una apreciación nominal de la divisa japonesa de un 38%. Fue un auténtico suicidio para una economía en deflación con una competitividad bajando en tendencia (ahí tenemos el caso de España?).

Entonces, ¿por qué se ha mantenido un yen tan fuerte durante tanto tiempo? Las razones tienen que ver con la economía, la política y la demografía. Japón es una economía que está envejeciendo con una elevada tasa de ahorro – aunque decreciente – y un fuerte superávit externo. Estas tendencias favorecen una divisa fuerte siempre y cuando el Gobierno no la neutraliza con una política monetaria agresiva y las empresas puedan mantener su competitividad.
See on www.eleconomista.es