España, abocada al rescate tras fracasar el ajuste y ante la indiferencia europea

La petición de ayuda de Valencia y las malas perspectivas macro desatan de nuevo la tensión. La prima de riesgo escala hasta los 610 puntos y hace inasumible la financiación de la deuda.

 

A Mariano Rajoy se le está cumpliendo a rajatabla la parte de la Ley de Murphy que dice que todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. Desde que llegó al Palacio de La Moncloa, el pasado 21 de diciembre, no ha dejado de cruzar líneas rojas, adoptando decisiones que juró que nunca tomaría, con el objetivo de recuperar la confianza de los mercados y alejar a nuestro país del borde del precipio en el que lo dejó Zapatero, tras ocho años en el poder.

 

El esfuerzo, sin embargo, ha resultado baldío. El último capítulo en esta historia de desgracias, el del rescate total de España, parece ya a punto de escribirse. Los nuevos ajustes, convalidados el jueves por el Congreso de los Diputados -adoptados a la desesperada para cumplir con las exigencias de la Comisión Europea-, no han conseguido calmar a unos inversores que desconfían de cualquier cosa que pueda decirles nuestro Gobierno y que hiperventilan ante la más mínima noticia negativa.

See on www.eleconomista.es

  • Jose Antonio Gracia

    Como
    Español a mí me preocupa bastante.

    Por
    nosotros mismos no somos capaces de salir de este pozo, los cables
    que nos tiran de ayuda desde la UE son demasiados cortos.

    Las
    decisiones políticas no todas son malas, pero la prensa resalta los
    titulares rotundos y hay muchos ojos puestos.

    Una
    intervención ahora no es la peor de la opciones incluso yo creo
    que sería “bueno”

    En
    todo caso será mejor que una suspensión de pagos