El tiempo corre en contra de las rentabilidades a corto y medio plazo

La relajación en el mercado de deuda ha terminado con la máxima de que cuanto más se retenga una inversión, mayor es el ‘interés’ real.

El paso del tiempo ya no actúa como aliado para el inversor. La relajación que se vive en el mercado de deuda desde principios de año se ha reflejado en los menores intereses que tanto España como las grandes empresas españolas se ven obligadas a pagar por financiarse en el mercado, lo que ha fulminado la máxima de que cuanto más tiempo se retiene una inversión mayores son los intereses que genera. Solo hay que ver los rendimientos ofrecidos en las últimas emisiones corporativas: BBVA pagó esta semana un 3,25 por ciento por colocar deuda senior a tres años y CaixaBank un 3 por ciento por sus cédulas hipotecarias a cinco años… Intereses que ya no están tan alejados de lo que ofrecen los anestesiados depósitos bancarios, que tienen limitadas sus rentabilidades a petición del Banco de España en el 1,75 por ciento a un año. Pero la banca ya ha encontrado la fórmula para devolver parte de atractivo a este producto alargando el plazo y, con ello, el rendimiento. Tanto que ahora es posible encontrar depósitos a dos años al 2,75 por ciento.Aún así se trata de una rentabilidad que tampoco garantiza luchar contra el incremento del coste de la vida -la inflación se sitúa en el 2,8 por ciento-.

See on www.eleconomista.es