El Tesoro español se tomará una quincena de vacaciones


De jueves a jueves, Mario tira porque le toca. Las palabras de Draghi del jueves 26 de julio, que mantuvieron en vilo a la zona euro y sus mercados hasta el pasado jueves 3 de agosto, se quedaron en lo que fueron, palabras. Ahora, parece que solo queda el rescate.

España tuvo suerte. Su última subasta de deuda fue ese mismo jueves pero por la mañana, por lo que las palabras de Draghi no le afectaron. Y una fuerte demanda permitió colocar 132 millones más de los 3.000 previstos como objetivo máximo.

Pero la operación también tuvo aspectos preocupantes. Los intereses pagados fueron superiores a los de la anterior subasta. En concreto, el Tesoro pagó unos intereses del 6,65% por los bonos a 10 años (0,22 puntos porcentuales más que la vez anterior); 5,97% por el papel a cuatro años (0,43 puntos porcentuales más), y un 4,77% por la deuda a vencimiento en 2014 (1,18 puntos porcentuales más). Todos ellos intereses que, según los expertos, son insostenibles.

See on www.eleconomista.es