El porqué del desplome de Facebook

Sólo la mano invisible de entidades financieras como Morgan Stanley apuntaló el precio de las acciones de Facebook en su primera jornada en Wall Street. Pero este lunes los bancos dejaron de sostener artificialmente el valor bursátil de la compañía y sus acciones se desplomaron hasta un 13% en apenas unos minutos. Los títulos cerraron la sesión a 34,03 dólares, un precio que supone un descenso de un 11% y ayuda a sembrar más dudas sobre el valor exacto de la red social.

Los títulos de la empresa empezaron a cotizar el viernes a 38 dólares y mantuvieron el tipo gracias al respaldo de entidades financieras como Morgan Stanley o Goldman Sachs, que habían gestionado el desembarco bursátil de la empresa y no podían permitirse un fracaso en la jornada inaugural. Pero este lunes las entidades no salieron al rescate de Facebook y las acciones siguieron el rumbo que habrían seguido el viernes de no haber sido por la intervención. Los títulos cerraron la sesión en 34,03 dólares. Una cifra que sitúa el valor de la compañía en unos 93.134 millones de dólares, unos 73.300 millones de euros al cambio actual.

La depreciación de Facebook es muy llamativa. Ahora la empresa vale unos 8.500 millones de euros menos que el viernes. Una cifra que rebaja la fortuna de Mark Zuckerberg en unos 1.800 millones de euros y le sitúa de nuevo por detrás de los dos fundadores de Google: Larry Page y Sergey Brin.

Actividad frenética

Al igual que en el día de su debut, los títulos de Facebook registraron este lunes una actividad frenética sobre el parqué. En torno a 30 millones de acciones cambiaron de manos en los primeros minutos y unos 150 millones se habían intercambiado al cierre de la sesión. Una cifra formidable pero lejos del récord absoluto, que la empresa de Zuckerberg pulverizó el viernes con más de 500 millones de operaciones en un solo día.

El desembarco de Facebook había despertado una fuerte expectación entre los inversores aficionados. Pero también muchos recelos entre los analistas bursátiles, que desconfían del modelo de negocio de la empresa y no comparten su valoración. “El precio de las acciones estaba muy por encima de los ingresos que nosotros prevemos para la empresa”, decía ayer el analista Richard Greenfield, “hoy por hoy el valor de Facebook no nos parece atractivo”.

See on www.elmundo.es