El mercado empieza a olvidarse de que habrá fuegos artificiales el viernes

 

Hace una semana, los mercados esperaban con ansia el inicio de la reunión de Jackson Hole. Ahora, a medida que se acerca el momento, la emoción disminuye.

 

Mario Draghi ha cancelado su aparición y muchos esperan que Bernanke no pueda evitar revelar sus intenciones sobre compras adicionales de activos. Hay un poco de todo en los últimos datos y, si yo fuera el presidente, querría ver el informe de empleo de agosto y la encuesta del ISM antes de pronunciarme.

 

Parece que tendremos dos sesiones en que oscilaremos entre 1,2450 y 1,2600 hasta que “Big Ben” se decida a hablar. Si no enarbola la bandera de las medidas de estímulo adicionales, podemos esperar que el dólar recupere un poco del terreno perdido estos días.