El G-20 busca un mensaje unánime en favor del crecimiento

En medio de una creciente sensación de alarma internacional por las dudas de los mercados sobre Europa y las sombrías perspectivas económicas en todo el mundo, los principales líderes intentan en el G-20 enviar un mensaje de optimismo mediante un compromiso político para buscar el crecimiento, recuperar la estabilidad y devolver la prosperidad a los ciudadanos.

 

En el centro de ese esfuerzo, Barack Obama y Angela Merkel, que representan las dos apuestas económicas actualmente en disputa, se reunieron este lunes en Los Cabos para tratar de unificar sus prioridades.

 

La reunión entre el presidente de EE UU y la canciller de Alemania, celebrada por sorpresa antes del inicio del plenario del G-20, simboliza el pulso que, desde hace varios meses, se libra en Europa y al que últimamente se ha incorporado Obama, acuciado por su calendario electoral. Merkel es la defensora a ultranza de las reformas estructurales y la disciplina financiera. Obama se ha convertido en el principal promotor mundial de la receta que él ha aplicado en casa: inversión pública para estimular el crecimiento. Esas dos visiones se encontraron el lunes cara a cara en un hotel con el prometedor nombre de La Esperanza para pactar un acuerdo que convierta esta cumbre en una plataforma para la revitalización económica. El Plan de Acción de Los Cabos, el documento que se negocia para la declaración final, pretende recoger ese propósito.

 

 

See on economia.elpais.com