El fondo permanente no basta para salvar al euro sin el respaldo del BCE

El mercado se fue dejando invadir ayer por la desconfianza ante los ambiguos resultados de la cumbre que la semana pasada celebraron en Bruselas los líderes de los veintisiete países de la Unión Europea (UE). Tras celebrar el viernes a bote pronto los resultados del Consejo Europeo, van lastrando el ánimo de los inversores los análisis según los cuales los acuerdos alcanzados son como un queso de gruyère con más agujeros que alimento.

La insuficiente dotación de los mecanismos de la zona euro para rescatar a los países y bancos en apuros vuelve a ser la principal crítica que circula, apenas se mira más allá de si los resultados de la cumbre supusieron una victoria arrancada a Alemania por Francia, Italia y España; o si fue poco más que una simple limosna de la conservadora Angela Merkel, canciller de Alemania, a sus homólogos pedigüeños del sur: el socialista François Hollande, presidente francés; el tecnócrata Mario Monti, jefe del Gobierno italiano; y el conservador Mariano Rajoy, presidente de España.

See on www.eleconomista.es